Cuando era más joven, siempre me acostaba tarde. Siempre pensaba y me decía a mi mismo: «no importa que te acuestes a las 02:00 si luego te levantas a las 10:00, sigues durmiendo las 8 horas recomendadas».

En parte, esa frase, era cierta. Seguía durmiendo 8 horas cada día (según la teoría, luego en la práctica ya sabemos que no pasa eso). El «problema» es que las 8 horas no son iguales en cualquier momento del día. Podemos estar de acuerdo que nuestro cuerpo, y su ritmo de vida, está hecho al de la luz del sol.

Aunque suene a tópico, te empiezas a dar cuenta de estas cosas cuando te vas haciendo mayor. Ese sábado que no has salido de «marcha» y te levantas pronto el domingo. De repente, tras una semana de 0 tiempo para ti, te encuentras con muchas horas por delante que puedes disfrutar.

Lo mismo pasa durante cualquier día de la semana en la que te levantas pronto. De repente, más horas aparecen en tu horizonte más cercano y más cosas puedes llegar a realizar. Hay días que me he levantado más tarde porque estaba cansado, y he llegado a pensar: «vaya, las 09:00… si me hubiera levantado como siempre, ya habría adelantado unas 4 horas de trabajo… y aún no he hecho nada».

Consejos para aprender a cómo madrugar

Comienza poco a poco

Si tu cuerpo, y tu mente, no está acostumbrado a madrugar, no lo fuerces. Tan sólo tienes que ir adelantando 15-20 minutos tu alarma cada semana o dos semanas (dependiendo lo estable que seas cumpliendo la hora de levantarte). Poco a poco tu cuerpo se irá acostumbrando a estos nuevos horarios y te irás dando cuenta que te costará cada vez menos.

Tu cuerpo te pedirá dormir

Mucha gente me dice: «yo es imposible que me duerma antes de las 12 de la noche». Siempre respondo lo mismo: «tú levántate cada día a las 04:30 y ya verás como tu cuerpo para las 22:00 te pide dormir».

Si durante tu vida has acostumbrado a tu cuerpo a dormir sobre esa hora, es normal que te cueste dormirte antes. Lo que hay que hacer es cambiar esa rutina y adelantar las horas de sueño.

Leer antes de dormir es una práctica muy buena, ya que cansa la vista y te da ganas de dormir.

Huye de la habitación

Cuántas veces nos pasará que nos despertamos, nos levantamos, apagamos la alarma, y nos dormimos… lo mejor es cambiarte (o vestirte) de forma rápida y salir de la habitación. Para cuando vas al baño, de ahí a la cocina a beber agua y demás, ya se te habrá quitado ese «primer golpe de sueño».

No pasa nada si algunos días duermes más

Yo no siempre me despierto a las 04:30 como un reloj. Mi objetivo es esa hora, pero si por lo que sea me acuesto más tarde, entonces, me levanto algo más tarde. Pero intento que esto sean casos raros y como excepción.

Por ejemplo, los lunes tengo reunión de grupo de Mastermind desde las 21:30 hasta, generalmente, las 22:45/23:00. Esto hace que entre que me preparo y demás, me duermo 23:30. Claro que no me levantaré 04:30 al día siguiente, en este caso, pues pondré la alarma a las 06:00 o 06:30. Pero siempre siendo consciente de por qué lo retraso y no darme la licencia de levantarme a las 09:00.

Sé que no te he dado un consejo clave que hará que te levantes a las 04:30 como si no pasara nada. Pero si poco a poco vas realizando estos cambios de horarios verás que no te costará mucho ir cambiando tus hábitos.

Disclaimer: entiendo perfectamente que mi día a día no es el mismo que el de otros. Si tienes pareja, hijos, etc. es probable que algunas cosas cambien, y que la noche sea el único momento de estar juntos. Pero… ¿porqué no cambiar ambos el hábito y que esas primeras horas del día sean vuestros momentos de estar juntos?

Quizás el hablar las cosas «un día más tarde» haga que se hable de forma más tranquila y con otra perspectiva que el hacerlo de noche y cansados.