Esta es una de las «palabras» más de moda que hay desde hace algunos años en el mundo del trabajo remoto y nómadas digitales: «location independent» o «independiente del lugar».

Podríamos decir que ser «independiente del lugar» es: no estar atado a ningún lugar por ninguna razón en concreto.

Y es de eso de lo que quiero hablarte en este artículo, de los beneficios del mismo.

¿Por qué independiente del lugar?

Hay muchas razones para serlo, y cada uno tendrá las suyas propias. Pero uno de los beneficios generales es que te da la opción de poder trabajar/vivir donde quieras.

Estos son algunos beneficios que me aporta:

  • Poder viajar con más facilidad
  • Trabajar en mi propio horario

Una vez pruebas esta flexibilidad, no hay vuelta atrás. No tener una obligación de horarios o de tener que ir a la oficina es una libertad sin igual. No es necesario tener que viajar para disfrutarla.

Es una forma de vida

Ser independiente del lugar es una forma de vida, ya que hay muchas cosas que tienes que tener en cuenta:

  • Tu trabajo no tiene que requerir una presencia física en una oficina
  • No tienes «obligaciones familiares» que te obliguen estar en un sitio en concreto

Para la mayoría de gente, el trabajo suele ser uno de los bloqueadores más importantes. Aún muchas empresas no permiten este tipo de trabajo en remoto y querer esta libertad implicaría dejar la empresa, con lo que ello conlleva.

Si dejas el trabajo, entonces, esta será tu nueva forma de vida y tendrás que buscar la manera de poder vivir en consecuencia.

Es trabajar duro

Nadie dice que esto sea sencillo y fácil. Tener esta libertad implica también tener una constancia y es un reto enorme. Si eres alguien que viaja es muy probable que las palabras «Wifi», «Internet», «Cobertura» sean las más utilizadas en tu vocabulario y a tener en cuenta en tus planes. Tendrás que planear tus viajes y tener claro en qué momentos podrás trabajar y en cuales tendrás conexión a internet (en caso de que la necesites).

Además, si vives y/o viajas solo, puede ser algo duro a veces el no tener compañero de viaje/trabajo. Si estás en una ciudad o conoces gente, es posible que puedas unirte a alguien y trabajar uno al lado del otro, al menos, para sentir la presencia de otra persona.

Habrá momentos en los que «añorarás» la rutina de tu trabajo en una oficina, el saber qué es lo que tienes que hacer y qué es lo que pasará. Las rutinas son importantes para la productividad, vete haciéndote una también para cuando viajas.

Es viajar y vivir bajo tus normas

Serás libre con tus horarios y decisiones. Podrás, por ejemplo, ir al cine un martes al medio día o viajar en temporada baja cuando los precios son más económicos. Podrás viajar donde y cuando quieras (siempre que tu trabajo/economía te lo permita) y durante el tiempo que quieras. En una ocasión salí de casa para pasar 3 días en Sevilla y acabé 2 semanas en Cádiz/Chiclana de la Frontera.